Literator, literatura contemporánea
Novelas, prosa, cuentos, poemas, ensayos, libros,
artículos periódisticos, columnas, blogs, talleres de literatura

Escritor - Literato  
Gerardo Oviedo  
correo: ge-o@literator.de
 
 
¡Caníbal!
12 de septiembre del 2006
Columna de Gerardo Oviedo
El sonido y la furia
publicada en el periódico El Cambio
     
     
     
     
¡CANÍBAL!    
     
Gerardo Oviedo    
     
"Conquista el que resiste"
Aulus Persius Flaccus
34-62 d.C
.
 
   
     

Fruto del descontento social son las grandes hazañas que absuelven la condición humana de su propio canibalismo: la revolución; las transformaciones de lo que avasalla a los pueblos. La revolución contra la opresión y la represión que funcionan en sistemas totalitarios, en dictaduras que miran por el bien de unos cuantos y no por el bien de todos. Dictaduras que centran su quehacer político en el atropello de los derechos de los ciudadanos que no son cercanos a los intereses de la cúpula que gobierna.

                Un ejemplo de impunidad en Puebla es el caso Mario Marín Torres, el “Góber Precioso”, quien amparándose en el poder que detenta usurpó la función de juez y parte contra la periodista Lydia Cacho Ribeiro. La marcha más numerosa que se recuerda en el estado de Puebla es la del 26 de febrero de este año en su contra, exigiendo su separación del cargo para someterse ante las autoridades correspondientes por la responsabilidad de sus actos (más de 50 mil personas marcharon), días después de que el periódico La Jornada publicara la conversación entre él y Kamel Nacif, el rey de la mezclilla (De quien se acaba de sacar otra conversación, esta vez con Emilio Gamboa Patrón, el “Papi”), en una evidente violación al estado de derecho.

Hoy, a menos de 8 meses de aquel golpe de estado contra la libertad de expresión y contra los derechos humanos de una ciudadana, el gobernador sale a correr una carrera nocturna y se toma la foto con Felipe Calderón Hinojosa en la CONAGO (Convención Nacional de Gobernadores). Entonces el ciudadano común se pregunta: ¿Dónde quedó la tarjeta roja que el candidato de la derecha había sacado apresuradamente en la cámara de diputados local contra el “Góber Precioso”? ¿Privilegió un acontecimiento mediático para sumar votos a su campaña electoral rumbo a la presidencia de la república y luego se olvidó bajo el argumento que en estos momentos hay que sumar en vez de restar, aunque lo que se sume sea cero? ¿La gente olvida tan fácilmente injurias y violaciones de los políticos y estos apuestan su vida pública precisamente a la impunidad que da el paso del tiempo?

                Otro ejemplo del poder de los políticos que no son sensibles sino a los intereses que representan es la guerra en Afganistán e Irak, donde más de 30 millones de personas marcharon en todo el mundo para evitarla, implorando, imprecando, exigiendo de mil maneras cualquier hostilidad hacia los países árabes y que nada de esto bastó para detener al grupo derechista más poderoso del planeta encabezado por George W. Bush, Tony Blair, José María Aznar, Silvio Berlusconi entre otros sátrapas. Dando muestra que el demos (pueblo) en la democracia ejercida por el grupo de privilegiados no tiene voz ni voto. Y que en el vaivén diplomático el gobierno mexicano encabezado por Fox no quedó bien con dios ni con la derecha.

Ahora el candidato unánimemente llamado “Fecal” se apresura a fortalecer una guerra contra el terrorismo a 5 años de los actos que destruyeron el corazón de Manhattan un 11 de septiembre de 2001. ¿Dónde quedó la doctrina Estrada tan benéfica a México en el plano internacional y, sobre todo, Calderón busca la legitimación de su presidencia espuria en el extranjero poniéndose de tapete ante sus preceptores mayores? ¿Radicalizará su posición contra Cuba para legitimarse frente a los ojos republicanos del norte? ¿Calderón necesitará el apoyó de Washington para desalojar a los campistas del zócalo capitalino a punta de misiles inteligentes y así, en una regresión histórica perteneciente a la CIA cuando fuera fusilado en la Higuera el Comandante Ernesto Ché Guevara que decía: Muerto el perro se acaba la rabia?

                En México la guerra está desarrollándose, empezando con este Apocalipsis mediático contra Andrés Manuel López Obrador por parte de televisoras y periódicos: Televisa, Televisión Azteca, Radio Fórmula, Reforma, Crónica, Milenio como principales promotoras de un linchamiento que deja sin posibilidades de réplica al adversario y que en este caso están convirtiendo en el enemigo público # 1 por defender intereses legítimamente saludables para la república, para que haya una mejor convivencia social como son: El combate a la pobreza, a la corrupción, al trafico de influencias, a la ilegalidad, a la manipulación que los mass media ejercen sobre la población, el combate a la impunidad donde unos cuantos se llevan todo dejando a la mayoría sumida en el abandono y la miseria y, como un axioma toletero, estos grupos venales arguyen: En la guerra y en la política todo se vale.

¿Y cómo convencer a la parte que no votó por Andrés Manuel de que en verdad se fraguó un fraude electoral y que no es el capricho de un dirigente la movilización hacia una resistencia civil pacífica? ¿La gente que no cuenta con la información completa hacia que posición va? ¿Los desinformados sólo procesan lo ya procesado e invariablemente repiten un discurso incendiario en contra de los plantones, en contra de la única posibilidad que México fuera un país democrático y no, como lo señala Obrador, una república simulada?
               
La restauración de las instituciones parece ser la única vía para lograr esa paz que los “pacificos” derechistas anhelan, es decir, la transformación desde sus raíces de las instituciones públicas, como son los tres poderes de la unión: el ejecutivo, encabezado por la presidencia de la república; el legislativo conducido por el congreso de la unión y el judicial, cuyo prestigio fue destruido por ellos mismos ante la negativa de revisar las contundentes anomalías del proceso electoral del 2 de julio.

Porque se ha visto un panorama de encono y violencia que podría desembocar no en una guerra subterránea, sino directa, engendrada por la polarización que causó el rabioso discurso de Felipe Calderón: “Es un peligro para México”.  Frase que llevó a esta situación límite a los mexicanos. Con sus discursos incendiarios que fueron reproducidos por los empresarios más poderosos del sistema y su organismo plutocrático: El Consejo Coordinador Empresarial.

México no está en paz. México está en guerra. Y una de las directrices que van a guiar este momento histórico se llama Convención Nacional Democrática. De carácter ciudadano y pacifico, la Convención será el eje en la cual convergirán diversas organizaciones sociales, políticas y, por encima de ellos, la ciudadanía en general que ha visto violentados sus derechos como fue el no respetar su voto en las urnas. Pero hay que recordar que existen otras visiones de la historia que no son integrantes del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador y que están en franco rechazo contra el espurio Calderón y en una hipótesis se aventura que, de tomar posesión Calderón el 1 de diciembre como presidente de México, la guerra se desatará en las regiones más empobrecidas por los gobiernos de facto que han gobernado durante tanto tiempo. Y con nada que perder y todo por ganar, Atenco será sólo un grano de arena en una playa bañada por el canibalismo de Felipe Calderón.

Por eso la información es la única herramienta para comprender el grave problema que se vive hoy en México, por ello, ante la cerrazón de los canales tradicionales, hoy recomiendo para que tengan todas las versiones: www.radioamlo.org que trasmite íntegras todas las asambleas informativas y trasmitirá en directo la Convención Nacional Democrática. Porque ahora resistir es lo fundamental para conquistar todo lo perdido: democracia, libertad y justicia  

   
     
     
     


   
   
© Todos los derechos inclusive los de autor recaen en los autores
   


Literator http://www.literator.de
Literatura contemporánea Sugerencias, comentarios...a:
http://literator.de contacto-literat@literator.de
   
  © 2004-2010 Literator.
Todos los derechos reservados. All rights reserved