Literator, literatura contemporánea
Novelas, prosa, cuentos, poemas, ensayos, libros,
artículos periódisticos, columnas, blogs, talleres de literatura

Escritor - Literato  
Gerardo Oviedo  
correo: ge-o@literator.de
 
 
Columna de Gerardo Oviedo Crónicas del zócalo del DF
publicada en el periódico nacional La Jornada - Día 39
     
     
viernes 8 de septiembre de 2006
   
     
Crónicas del zócalo del DF    
     
     
Día 39    
     
Gerardo Oviedo    
     

“Felipe Calderón es el enemigo público #1 de México”, se lee en un cartel ubicado en avenida Madero, entre otros cientos que lo repudian, que lo ven como “el peor hombre sobre la Tierra, el peor traidor a México junto con el puto de Fox”, como menciona Juan Gutiérrez Arena, de la delegación Cuauthémoc. Porque los puentes se han roto: “No negociaremos con rateros, con usurpadores hijos de Fox”. Y en el zócalo la crispación se está controlando a cada rato: “Compañeros, éste es un movimiento de resistencia civil pacífico”, y se recalca: “no caeremos en provocaciones. No nos van a venir a desalojar. El Ejército no será usado nunca más para atacar a su propio pueblo, al pueblo de México”.

Y la reconciliación en este momento sólo es posible si “renuncia (Felipe Calderón), si se va de México, si tiene un poco de orgullo y dignidad, y no quiera pasar a la historia como el Victoriano Huerta, este... el “Chacal” Huerta, que se vaya, que deje la presidencia, que no le toca; entonces sólo así podremos volvernos a unir todos los mexicanos, porque él creó todo esto, con todo lo que dijo, con todo lo que ha hecho, con todo lo que nos insultó durante la campaña electoral, con todo lo que se ha robado, porque ya nadie le cree, ni siquiera los que votaron por él. Porque se ha comprobado que todo fue un fraude, que utilizaron recursos para su campaña, que empezaron a insultarnos, a llamarnos nacos, miserables y no sé cuanta cosa más. Que hizo que nos odiáramos los unos con los otros. Y de todo eso él es el único culpable, porque sí somos un peligro, pero para él”.

“Y ahora quiere llamar a la concordia, al diálogo (y echa una mirada durísima) que vaya y platique con su reputa madre”, exclama Javier, del campamento de Hidalgo.

Y los poblanos retornan del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación después de promover, junto con integrantes de otros estados, una granizada de huevos hacia los invitados que iban a testificar la entrega de la constancia de presidente electo a Calderón: “Les aventamos los huevos pa’ que vean que nosotros sí tenemos y que no nos vamos a dejar. Jamás transaremos con esos hijos de la chingada, ladrones, preferimos morir en el intento que rebajar nuestra dignidad. Preferimos morir de pie que vivir de rodillas”.

O como dice Gaudencio Hernández: “Nunca hemos tenido nada, nada de nada, siempre nos han robado, siempre han pasado por encima de nosotros, no tenemos nada que perder, nada de nada, pero ahora tenemos todo para ganar, tal vez no para nosotros, sino para los que vienen, para nuestros hijos, nuestros nietos. Por eso ahora ni nos vamos a dejar ni nos vamos a rajar, nunca”.

Y luego viene un concurso de peleles (Felipe Calderón) en efigie, y en pintura en el templete principal, donde el dibujo de una hidra que representa a Marta Sahagún, Vicente Fox, Luis Carlos Ugalde, Emilio Azcárraga Jean, Elba Esther Gordillo, George W. Bush, y el principal “pelele” Felipe Calderón, gana el concurso y le es obsequiado a su veracruzano autor un libro sobre historia del arte firmado por Andrés Manuel López Obrador.

En ese momento se anuncia que la asamblea informativa va a cambiar por única vez de horario: en vez de las 7 se va a pasar a las 8:30 de la noche. En los pasillos se argumenta: “Es que si no, no nos pasan en vivo. Porque está lo de Fecal en el tribunal recibiendo la constancia”. Y es que diversas estaciones que transmiten en vivo las asambleas informativas, entre ellas Monitor, Radio 13, Jacobo Zabludowsky, Ricardo Rocha, Jorge Saldaña, Ernesto Lammoglia, Miguel Ángel Granados Chapa, Tomás Mojarro entre otros, han dado espacio al discurso íntegro de la Coalición por el Bien de Todos pero también tienen que informar lo “que sucede del otro lado de la raya”.

Y Andrés Manuel sube al templete a las 8:30 para dar una información precisa sobre lo que será la Convención Nacional Democrática con un zócalo lleno que no se ha movido durante la hora y media de retraso. Lleva colgando en el cuello un listón tricolor que sostiene su gafete como delegado de la CND: “Todo ciudadano que quiera participar está en libertad de hacerlo”. Y da cuenta de una logística que se utilizará para el día 16 de septiembre, cuando se ocuparan todas las calles del Centro Histórico, “estado por estado” e informa que ya hay “210 mil delegados registrados”, lo cual enciende los aplausos de los congregados. Porque van a llegar “más de un millón”. Y retumban sus palabras como los cohetes que en todas las asambleas han estallado en el corazón de la capital: “Lo que verdaderamente me molesta, es ese racismo... que nos llamen chusma, nacos... ellos, ¿que se creen? ¿De sangre azul?”

Después informa sobre el resultado del tribunal y la gente se enardece: “¡Juicio! ¡Juicio!”, ya que anteriormente Jesusa Rodríguez había informado que un grupo de abogados de Jalisco estaba promoviendo un juicio penal contra los 7 magistrados que avalaron un “fraude”, “una imposición espuria... y se necesita que toda la gente libre que quiera, vaya a firmar a ese campamento, ubicado donde desemboca 20 de noviembre, aquí en el zócalo”.

Y al día siguiente las marchas, consignas, banderas y carteles que circundan el zócalo capitalino se transforman en un torbellino que, tarde o temprano, tragará a Felipe Calderón con “toda su bola de mafiosos” y los llevará al banquillo de los acusados para ser juzgados por la historia.

www.radioamlo.org

www.cnd.org.mx

   
     
     
     


   
   
© Todos los derechos inclusive los de autor recaen en los autores
   


Literator http://www.literator.de
Literatura contemporánea Sugerencias, comentarios...a:
http://literator.de contacto-literat@literator.de
   
  © 2004-2010 Literator.
Todos los derechos reservados. All rights reserved