Literator, literatura contemporánea
Novelas, prosa, cuentos, poemas, ensayos, libros,
artículos periódisticos, columnas, blogs, talleres de literatura

Escritor - Literato  
Gerardo Oviedo  
correo: ge-o@literator.de
 
 
Fin de semana: Literatura y Política
30 de abril del 2008
Columna de Gerardo Oviedo
El sonido y la furia
publicada en el periódico El Cambio
     
     
     
     
FIN DE SEMANA: LITERATURA Y POLÍTICA
   
     
dedicado para: Alejandro, Amelia, Arsenia, Dionisio, Efigenio, Gregorio, Harald, Juan José, Mariano, Mario, Marcuán, Miguel Ángel, Gerardo Arturo y Víctor, quienes demostraron en Papantla 2008 que la literatura está más viva que nunca y el talento es un hecho consumado.    
     
     
Gerardo Oviedo    
     
DÉCIMA
Lo que con amor se obtiene
dicen dura para siempre
aunque nada es para siempre
el amor todo contiene:
frágil mundo que mantiene
la esfera de sueños justos
que no huyen ante los faustos
gritos de odios deferentes
ladran fascistas ausentes
al lanzar fóbicos gustos.
   
   
     

EXTRA 1. “Tengamos presente que los hombres que han luchado en nuestro país, también las mujeres, en contra de los poderosos, siempre han sido descalificados o tratados con desprecio. A Hidalgo lo llamaban “demagogo”; a Morelos “hereje”; a Juárez “indio mugroso”; a Villa y a Zapata los trataban de “bandidos” y a Madero de “loco espiritista”; y sin embargo, hoy esos grandes hombres son el ejemplo a seguir y los padres fundadores de la patria. Que estos hechos históricos nos den fuerza interior y el aplomo necesario para seguir defendiendo nuestros ideales y las causas del pueblo y de la nación. Actuemos también pensando que la razón tarda mucho en madurar, pero siempre llega y entonces se convierte en verdad de todos. También actuemos con alegría, desprovistos de odios y rencores. Ser firmes es cosa bien distinta a ser insensibles. Ante los ataques debemos pensar que tenemos adversarios, no enemigos. Adversarios a vencer, no enemigos a destruir. (...) Mi reconocimiento también a esas honrosas y dignas excepciones: a los periodistas y a los medios de comunicación libres e independientes. ¡Que viva la prensa libre! ¡Qué gran aliada de todo movimiento honesto, es la prensa honesta! ¡Qué necesaria su colaboración!” Extracto del discurso de Amlo en el zócalo del DF este 27 de abril, durante la jornada por la defensa del Petróleo. EXTRA 2. Estuve en Papantla este fin de semana durante un encuentro nacional de escritores de diferentes latitudes y longitudes. Jornadas largas pero interesantes. Descubro como va el mundo a través de lo que se escribe y de lo que se deja de escribir. Puebla, sin esos regionalismos exacerbados que aniquilan la neurona, se llevó el evento. No se le puede pedir peras al olmo, a menos que sea metáfora, pero los avecindados en Puebla dieron cátedra que se está generando buena literatura en el fin del universo. Ahora se debe comparar contra los grandes escritores de todos los tiempos: Nacionales e internacionales para ver que tanto resisten nuestras palabras ante las suyas. EXTRA 3. Feliz día del niño y de la niña, como dijera mi personaja guerrillera para mantener un equilibrio lingüístico. Y para cerrar un Haikú para mis sobrinitos y sobrinitas: Vinik, Kalid, Xilonen, Melisa y Sofía que es lo único que sé regalar para toda la vida:

 
NIÑ@S
Tienen las risas
como dulce agonía
y andan sin prisas

 

TODA LA RABIA DEL MUNDO
PARTE 43
 “La alegría y el amor son dos alas
para las grandes ocasiones.”
Johann Wolfgang von Goethe

98.
Después de la masacre en contra del Ejército Libertario de las Fuerzas Armadas de la Sociedad donde habían muerto más de una docena de guerrilleros, apareció el último comunicado firmado por C. S.: “A todas y todos: A pesar que nos mandó bombas el mal gobierno, que nos intentaron asesinar los usurpadores del poder. Que intentaron desparecernos en todos los medios masivos de comunicación, donde sus periodistas dijeron que éramos escoria humana, que éramos el mundo más salvaje y desechable de la sociedad, que sólo buscábamos fama y fortuna y que nuestro protagonismo era mezquino al luchar por todos y por todas, que sólo aparecíamos como un grupo rebelde insano y nos catalogaron de terroristas, de asesinos fracasados que debíamos tomar pastillas de cianuro para morir e irnos al infierno y dejar nuestra lucha para gente de bien que no tenía nuestros problemas. Que merecíamos el paredón de la historia y que si en sus manos estuviera nuestro futuro, ya hubiéramos sido crucificados sin el privilegio de un juicio sumario. Que se alegraban de estarnos acabando como cucarachas y que juntos, iglesia, con la excomunión, el gobierno con sus bombas y los medios de comunicación con sus opinólogos levanta cejas nos declaraban culpables de todos los crímenes de toda la humanidad, a pesar de todo eso: Los perdonamos, porque reconocemos que el amor es la mejor forma de cambiar las cosas. Porque como dijera alguien en alguna parte dando algo que alguien necesitaba: No cabe en nosotros el odio ni la amargura. Somos el amor que todo lo da. Amar es perdonar en todo instante. Que nos mueva el amor a la patria y la vocación humanista del amor al prójimo. Luchar por los pobres, los humillados y los ofendidos, es nuestro propósito esencial. Tengamos la confianza de que la fuerza del amor se impondrá sobre la codicia y la manipulación. Lo que se obtiene con amor se conserva para siempre. Pero regresaremos algún día, de eso pueden estar seguros. Atentamente Comandancia General del Ejército Libertario de las Fuerzas  Armadas de la Sociedad, con amor C. S.” Luego ya no volvieron a escribir más. El gobierno, con sus paramilitares y el ejército, comenzó una cacería de brujas en los cuatro puntos cardinales del país. Hubo redadas masivas en comunidades apartadas y cercanas. Desapariciones forzadas y ejecuciones sumarias. Yo buscaba en los diarios algo que me acercara a otro comunicado, pero nada, no volvió a aparecer nada de aquella extraña firma: Con amor C. S. Años después comenzarían a aparecer tumbas clandestinas que sus primeros descubridores atribuirían a cementerios prehispánicos, pero cuando vieron que la fila de cráneos tenían agujeros en el hueso temporal por donde cabía un dedo, se comenzó una investigación que cerró el caso meses después con la siguiente conclusión jurídica en la Suprema Corte: “... los muertos fueron ejecutados durante la Independencia con diversos calibres, entre los cuales se encontraron: calibre 9 milímetros, 38 especial y algunos 30-30, por lo que se determina, según el artículo 2° de la mencionada ley, que dichos crímenes, por su antigüedad, ya prescribieron., citando los artículos 33°, 89°, 91°...” Algunas organizaciones internacionales de derechos humanos intentaron demostrar lo contrario con un argumento sencillo que señalaba que durante la Independencia todavía no se habían inventado ese tipo de armas. Pero el gobierno ni los oyó ni los escuchó, y todo el asunto fue enterrado como los ejecutados que pasaron de víctimas a traidores a la patria cuando llegó la celebración de nuestra Independencia y todo se convirtió en algarabía de juegos pirotécnicos y alcohol.
 
99.
Durante las siguientes semanas de mi secuestro no pasó nada. Salvo que me dedicaba a observar por un pequeño hueco que habían dejado los paramilitares cuando tapiaron las ventanas de la cabaña. Comencé a elaborar un mapa de todas sus acciones y reacciones, sabía por ejemplo que el Perlotas estaba recluido en una cabaña en la parte poniente del campamento y que a veces lo sacaban a pasear por los alrededores con una cadena para perros alrededor del cuello. Incluso llegué a pensar que ya había aprendido a ladrar y que en breve, como una consecuencia de su evolución natural, el hijo del hombre más rico de mi ciudad, empezaría a gatear y a levantar la pata cuando quisiera orinar. Pero eso nunca lo vi. En cambio, si sabía que las paramilitares lesbianas jugaban vencidas, escupían lejos y a veces se besaban con rudeza mientras los paramilitares hombres se enfrascaban en juegos de cartas, bebidas extrañas que desembocaban en que algunas noches tiraban conejos vivos a las fogatas para verlos correr prendidos por en medio del bosque y echar apuestas a ver que antorcha saltarina llegaba más lejos y, cuando no había conejos, apostaban a ver quien orinaba más lejos y supongo, porque sólo oía gemidos dulces (a diferencia de las lesbianas y su rudeza), los paramilitares también se besaban en la oscuridad. Por mi parte de vez en cuando recordaba al Barcelona, que ya se había convertido en una calavera espeluznante amarrada al tronco donde fuera fusilado. Sólo le quedaba la ropa y el cabello que no se habían querido comer los gusanos y los buitres y era un recordatorio que la muerte, como sea, siempre es malencarada. Otras veces pensaba en Sofía y eso me consolaba. Pensaba también en mi novia Karla y su embarazo. Pero luego despertaba y maldecía a todos. Me comenzó a crecer el cabello a una velocidad que en la ciudad no se daba, supongo que era el aire limpio del campo y la desintoxicación de la realidad, porque fuera del primer periódico que les arranqué cuando me tomaron la foto, había perdido todo contacto con el mundo exterior. Era como un náufrago navegando en tierra de caníbales. Pero en vez de conseguirme un Viernes con quien platicar, empecé a platicar conmigo mismo todos los días de la semana, menos el domingo, en que los paramilitares realizaban una pequeña misa religiosa, y, con escapularios en las manos, no pedían sino exigían a dios que les diera fuerza para proseguir con su lucha y exterminar a todos los revoltosos insurgentes que se les cruzaran delante. Ahí, durante la eucaristía, pensaba en mi madre. La imaginaba arrodillada en alguna iglesia, prendiendo un cirio, dando gracias al señor por su infinita bondad y justicia al haberse librado por fin de su hijo webón.  Pero yo no podía perdonar a nadie. No tenía perdón que otorgar a nadie, a diferencia del grupo guerrillero de las ELFAS, mis imprecaciones silenciosas, porque nos obligaban a asistir al perro Perlotas y a mí, eran para maldecir a los paramilitares por los siglos de los siglos, amén. Porque yo en realidad era un peligro para ellos y ellos creían que tenían en sus garras a un inocuo cordero de Dios que pondría la otra mejilla al servicio de su barbarie. ¿Cómo estás Perlotas?, le pregunté al finalizar la misa del cuarto o quinto domingo mientras se descuidaban los paramilitares: Arf, arf, arf, me contestó y empezó a mover la cola.
 
(Continuará la próxima semana)

www.radioamlo.tv y nos vemos el fin de semana en el encuentro nacional de escritores en Papantla, Veracruz.  

   


   
   
© Todos los derechos inclusive los de autor recaen en los autores
   


Literator http://www.literator.de
Literatura contemporánea Sugerencias, comentarios...a:
http://literator.de contacto-literat@literator.de
   
 

© 2004-2010 Literator.
Todos los derechos reservados. All rights reserved