Literator, literatura contemporánea
Novelas, prosa, cuentos, poemas, ensayos, libros,
artículos periódisticos, columnas, blogs, talleres de literatura

Escritor - Literato  
Gerardo Oviedo  
correo: ge-o@literator.de
 
 
Memorias del Porvenir
18 de noviembre del 2008
Columna del escritor Gerardo Oviedo
El sonido y la furia
publicada en el periódico El Cambio
     
Gerardo Oviedo    
     
MEMORIAS DEL PORVENIR
   
     
     
Columna cibernética de Don José Luis Oviedo, alias Don Renato, mi padre, que se publica en el portal electrónico: www.iniciativa.de Apenas va para 80 años y sigue tan joven, lúcido y revolucionario.¡Viva mi sangre!    
     
     
     

MEMORIAS DEL PORVENIR

por

Don Renato

 
¡Qué descarados!


Todo es coincidente y, cuando lo señalamos de esta manera, es que hay muchas voces que se expresan en esos términos, lo que significa que el gobierno federal, por más que quiera darnos atole con el dedo, se quedará con las ganas cuando los mexicanos hablan, o los periódicos serios y responsables como LA JORNADA, lo escriben.

Dice así en su Rayuela del domingo 9 de noviembre:

                “¿Cuántos años hace del avionazo en que murió Carlos A. Madrazo? ¿Cuántos del crimen contra Luis Donaldo Colosio? ¿Y ahora quieren que creamos que la verdad saldrá en once meses?”

    Una lectora empedernida de LA JORNADA escribe:

                “En el Desfiladero de Jaime Avilés del 8 de Noviembre se plantea la pregunta: ¿Y ahora qué sigue? Yo respondo: esperar el resultado del trámite más inútil, la verdad, acerca del avionazo del pasado 4 de Noviembre.

Y afirma, con todas las de la ley Guadalupe Fernández Gazcón:

“Yo sigo esperando la verdad del avionazo del 4 de Junio de 1969, donde murieron Carlos Madrazo, mi marido y otras 73 personas inocentes.

 
Los miembros del Frente Mexicano ProDerechos Humanos, cuyo portavoz en este correo es Gerson Pineda Martínez, también mete su cuchara y afirma, con la contundencia de quien ha vivido los golpes y palos de un gobierno desmemoriado, o más bien de prístinos y pansecos, en la desmemoria cotidiana.

"En su momento, los "especialistas" hicieron su trabajo y nos informaron que en el asesinato de Luis Donaldo Colosio, en marzo del 1994, participó un "tirador solitario", que estaba medio loco y que no hubo un solo indicio de complot, aunque desde le primer momento, y dadas las contradicciones de la investigación, el pueblo llano supo que era un crimen político perpetrado desde las alturas del poder como lo denunció posteriormente Eduardo Valle en su libro EL SEGUNDO DISPARO (Editorial Océano, 1995)
"¿Acaso ha percibido la señora Sefchovich el actuar contradictorio de las altas esferas del poder —justo como en el caso Colosio—, cuando Luis Téllez se empecina en decirnos que el avionazo fue un accidente, mientras que el resto del gobierno actúa como si fuera un atentado
? (ver el artículo de Carlos Montemayor del 7 de Noviembre, página 12)

"¿Acaso no escuchó las primeras versiones recogidas y trasmitidas por la televisión en el sentido de que el avión venía en llamas antes de caer? ¿No le resulta sospechoso que a Carlos Jiménez, controlador del tráfico aéreo con quien el piloto del avión siniestrado habló por última vez, se le haya "autorizado tomarse unos días de descanso para recuperarse de la impresión y se le prohibió establecer contacto con los medios de comunicación? ...según dijo Ángel Iturbe, secretario de Trabajo y Conflictos del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo

"Hay un dicho muy antiguo de que la voz del pueblo es la voz de Dios (vox populi vox dei) y esto es abrumadoramente cierto con un gobierno que dice gobernar pero no gobierna; que afirma luchar contra el crimen, pero solo simula que lo hace; que dice que investiga pero solo simula que investiga.
"En el caso actual el pueblo ya juzgó y sólo falta que la historia lo haga".

Si uno lee los comentarios del día o las informaciones oficiales que pululan como pan caliente, se descubre de inmediato que el gobierno federal es un espectáculo de primera y que poco le interesará saberse la verdad sobre el "accidente", y que a estas alturas, el pueblo ya ha hablado y consensuadamente aprieta las tuercas de su propia versión.

 
—¡Qué accidente ni que ojo de hacha! Un puro atentado o que nos prueben lo contrario.

Entre bruscas maniobras y grotescas porfías de un Secretario de Comunicaciones, el gobierno del Jeli-pillo se encuentra de bruces después de la tercera caída. Hoy, el pueblo, que de acuerdo con el dicho de que es la voz de Dios, ha cuestionado al sistema y el sistema ha alargado una investigación de la que ya se sabe la verdad para once meses más tarde. Pérdida de tiempo y dinero del pueblo, pues paga la investigación y a todos los extranjeros que han venido a hacerla para que al final sea todo inútil, ¡Todo!

Otra vez atole con el dedo.

¡Qué descarados!

FIN


Puedes encontrar más columnas en www.iniciativa.de
 

Y aquí una minificción de 60 segundos:
 
¡ESTAMOS FUERA DE CONTROL! —gritó descompuesto el capitán del Learjet. Atrás, el segundo hombre más poderoso de México apretó con fuerza los descansa brazos del asiento. No había dormido nada durante la casi hora que duraba el viaje desde San Luis Potosí hacia la capital, pues había estado siguiendo minuto a minuto lo que estaba sucediendo en el proceso electoral de Estados Unidos. “MacCain podía haber ganado si yo hubiera sido su asesor” “Ja ja ja” “Pero nunca me llamaron” “Ahora sufran” pensaba mientras veía la pantalla del monitor instalado atrás de la cabina de pilotos. Incluso imaginó el principio del discurso que le escribiría a su jefe Felipe para enviárselo al ganador de las elecciones presidenciales en aquel país, el vecino Barack Obama: “Con su triunfo, ahora si vemos todo claro en México” “jajaja”, apostando a que el estadounidense no entendía de albures y doble sentido. Juan Camilo quería llegar rápido a su destino, por eso subió con demasiada prisa la escalerilla del Learjet. A los 37 años se sentía tan vivo, poderoso, había logrado hacer muchas cosas en vida, se sentía un triunfador, tal vez un poco menos que Alejandro Magno o Jesús, pero con la suficiente fuerza para llegar a ser un Dios viejo, al fin, podía meter más reformas estructurales para uso y beneficio del imperio y, quizá en alguna de esas, llegar a ser el sucesor presidencial más joven de la historia. Pero nada de eso importaba ahora. La velocidad de caída era superior a los 9.8 metros por segundo y seguramente se harían chicharrón al estrellarse. ¿Qué podría estar pensando el secretario de gobernación durante los 60 segundos de caída libre desde los 9000 pies de altura? ¿Alguna vez se había sentido indestructible? Por eso cuando el Learjet comenzó a descender en picada, intentó tomar su celular para marcar a quien fuera, a su esposa, a sus hijos, a su jefe, pero los dedos los tenía engarrotados al asiento. Veía con estrépito como se acercaba a toda velocidad hacia el suelo a más de 500 kilómetros por hora. Pensó decirle al piloto que buscara algo blandito donde caer porque él no podía morir, no debía morir, todavía le esperaban cosas grandes y el país no podía perder a un hijo adoptivo como él, pero notó que su voz no tenía sonido. Estaba paralizado de miedo. Aquí no se trataba de una negociación para reformar a la muerte. Los demás pasajeros también estaban aterrorizados. La mayoría sabía que a esa velocidad los tendrían que reconocer sólo por la dentadura. Y por eso miraban al secretario de gobernación como esperando que dijera algo, que hiciera algo, unas palabras quizás. O en última instancia una orden directa de ¡Sálvese quien pueda!, pero nada brotaba de aquellos labios congestionados por la certeza de una inminente muerte. Y entonces el Ícaro,  un segundo antes de convertirse en una bola de fuego y sentir como cada gramo de su cuerpo explotaban en todas direcciones como un hombre bomba, logró expulsar un grito mientras comenzaba a arder en cámara lenta entre las llamas de su propio infierno:

                —Esto me va a doler.
 
 

EXTRA 1: Nos vemos en la lectura del suplemento “6 grados de separación” este 24 de noviembre en la Universidad del Valle de Puebla. 4 pm. Y no te pierdas el siguiente número. EXTRA 2: 23 de noviembre 2 años del Gobierno Legítimo. DF. EXTRA 3: No faltes al FIP. Habrá buenos eventos. EXTRA 4: Próximamente presentación de mi más reciente libro: “Toda la rabia del mundo”.  

   


   
   
© Todos los derechos inclusive los de autor recaen en los autores
   


Literator http://www.literator.de
Literatura contemporánea Sugerencias, comentarios...a:
http://literator.de contacto-literat@literator.de
   
 

© 2004-2010 Literator.
Todos los derechos reservados. All rights reserved