Literator, literatura contemporánea
Novelas, prosa, cuentos, poemas, ensayos, libros,
artículos periódisticos, columnas, blogs, talleres de literatura

Escritor - Literato  
Gerardo Oviedo  
correo: ge-o@literator.de
 
 
¡Represión!
03 de octubre del 2006
Columna de Gerardo Oviedo
El sonido y la furia
publicada en el periódico El Cambio
     
     
     
     
¡REPRESIÓN!    
     
Gerardo Oviedo    
     
Mi solidaridad entera con la quinta columna
que fue objeto de lo que señala el título de este texto.
   
     
     

En términos académicos represión significa: “acto, o conjunto de actos, ordinariamente desde el poder para contener, detener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales.” El 2 de octubre no se olvida es el ejemplo histórico y por antonomasia de la represión perfecta (según la historia oficial no ha sido hallado culpable un solo asesino intelectual o material de este hecho de sangre). Epígrafe mexicano contra la barbarie; contra la represión ejercida desde el poder gubernamental.

La denuncia histórica que Carlos Monsiváis expuso en su libro “Días de guardar”, después de la matanza estudiantil en la plaza de las tres cultural en 1968, daría fe de la atrocidad del batallón Olimpia. Testimonio de la infausta violencia que Gustavo Díaz Ordaz y el grupo gobernante de entonces, encabezado por su secretario de estado Luis Echeverría Álvarez, volcaron hacia un movimiento estudiantil que se manifestaba en forma pacífica en Tlatelolco para salvar su imagen frente al mundo durante las olimpiadas de ese mismo año. Inscripción sangrienta que sería el comienzo de la historia reciente de México: “2 de octubre no se olvida”.

La represión siempre centra su objetivo en el silenciamiento de las voces que exigen un cambio sustancial (radical) del entorno socio-político en el que se encuentran. También se ejerce desde la censura a medios de comunicación o línea editorial dictada a los comunicadores (periodistas, reporteros, comentaristas, columnistas, etc.) para que sometan sus intereses al establishment  del poder (aquellos que se niegan al privilegiar su labor informativa con la sociedad y no con el grupo gobernante, usualmente son reprimidos con despidos injustificados, cierre de sus programas radiofónicos o televisivos o, como el caso cientos de periodistas (como el de Manuel Buendía) ejecutados a mansalva.

Ejemplos sobran en la historia de México sobre la represión en los últimos 40 años: El Halconazo, perpetrado por militares el 10 de junio de 1971. El golpe de estado y posterior expulsión de la directiva a cargo de Julio Scherer García del periódico Excélsior en 1976. El despido de Guillermo Ochoa de televisa al transmitir una entrevista de Joaquín Hernández Galicia “La quina”. El caso del periodista Jesús Blanc Ornelas y los intentos por ultimarlo. Los más de 200 asesinatos de perredistas durante el sexenio Salinista como el caso de Gil Heraldes y Manuel Ovando y Bravo.  El asesinato del Cardenal Posadas en 1993; el homicidio de Luis Donaldo Colosio y Ruiz Massieu en 1994. La matanza de Aguas Blancas y de Acteal. Y más recientemente la represión gubernamental sobre los pobladores de San Salvador Atenco (donde fueron vejadas mujeres por los cuerpos policiacos y golpeados jóvenes estudiantes como el de Alexis Benhumea quien moriría debido a la paliza foxista y de del gobernador Peña Nieto), los maestros en Oaxaca, Veracruz; los mineros de Michoacán; los simpatizantes de AMLO en Guadalajara por parte de la PFP. La represión a los comunicadores por parte del gobernador de Morelos Sergio Estrada Cajigal. La represión de Mario Marín Torres “el Gober Precioso” contra la periodista Lydia Cacho Ribeiro o el enfrentamiento de este personaje contra los medios de comunicación que no son afines al intento de limpiar su imagen pública después del escándalo del audiogate y su preciosura lingüística (ejemplo: “la quinta columna” conducida por Mario Alberto Mejía y Arturo Rueda). Estos son ejemplos entre otros muchos del sistema represivo que los gobiernos priista y panista han ejercido durante sus mandatos. Todo en función de no perder sus privilegios omnímodos de poder.

Actualmente la última patada de ahogado del gobierno Foxista es intentar someter a la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca) a una represión de magnitud considerable: “Oaxaca será tomada de forma pacífica” expone monseñor Abascal, secretario de Gobernación —siempre que se utiliza el pacifismo para tomar una ciudad, se esta hablando de muertos por adelantado y hombres y mujeres golpeados por la dictadura democrática—. Y, según la rumorología popular, el punto culminante de estos años de represión gubernamental será el 20 de noviembre. Día en que Andrés Manuel López Obrador tomará cargo como presidente legítimo de México. Porque el “espurio” Felipe Calderón intentará legitimar una presidencia basada en el juicio histórico de su predecesor, es decir, Fox está siendo orillado por los dictatoriales panistas para acabar con el movimiento del Frente Amplio Progresista para que el usurpador Fecal  llegue con las manos limpias aunque la conciencia la lleve negra el primero de diciembre. En otras palabras, la represión en México parece ser el modus operandi de los gobiernos de facto que han ejercido esa misma represión bajo la hipócrita bandera  de la defensa de la democracia y del estado de derecho. Y en estos tiempos, “el sufragio efectivo, no imposición” parece configurarse de igual manera como se configuró el “2 de octubre de 1968”: No se olvidará jamás.

Y para estar enterados de lo que sucede en Oaxaca en vivo, sintonicen www.radioamlo.org, www.radiovulgocracia.com.mx, y para información sobre el movimiento de resistencia civil en Puebla: www.senderopoblanodelpeje.blogspot.com.  

   
     
     
     


   
   
© Todos los derechos inclusive los de autor recaen en los autores
   


Literator http://www.literator.de
Literatura contemporánea Sugerencias, comentarios...a:
http://literator.de contacto-literat@literator.de
   
  © 2004-2010 Literator.
Todos los derechos reservados. All rights reserved