Literator, literatura contemporánea
Novelas, prosa, cuentos, poemas, ensayos, libros,
artículos periódisticos, columnas, blogs, talleres de literatura

Escritor - Literato  
Gerardo Oviedo  
correo: ge-o@literator.de
 
 
Oh... limpiadas
15 de agosto del 2008
Columna del escritor Gerardo Oviedo
El sonido y la furia
publicada en el periódico El Cambio
     
Gerardo Oviedo    
     
Oh... limpiadas
   
     
     
     

para Nazario Reyes Hernández
ex deportista emérito de San Pablo Xochimihuacán
que no le daban ni para la combi cuando competía
fue 2do lugar mundial en Japón

   
     
     
Más alto, Más rápido, Más fuerte    


 
El Círculo Perfecto es un Espiral

El emperador de la república estaba sumamente preocupado. Las olimpiadas chinas estaban próximas a llegar y, como era fan de sí mismo, su credibilidad estaba en peligro. Había prometido Progreso desde el primer día de su gobierno y tres cosas más: Triunfo, Empleo y, como el logotipo de su campaña electoral: “Yo convertiré a la patria en un país de ganadores”. Pero ahora veía que del dicho al hecho todos se volaban la lana. Y el deporte en el país, debido a su burocracia indómita de la que él formaba parte, estaba por los suelos, porque no había ninguna posibilidad que los seleccionados nacionales tuvieran oportunidad de ganar nada, sólo la pena ajena. Ahora el emperador de la república necesitaba con urgencia un triunfo, así podría matar dos pájaros de un tiro: Por un lado su imagen crecería junto con su discurso de superación nacional, y por otro lado, podría desviar la atención del tema político del momento, como era la iniciativa que había mandado al Congreso de la Unión para privatizar el sector energético. Así que llamó a su ministro de cultura deportiva.

            —¡Sí no me consigues aunque sea una sola medalla de lo que sea, estás frito, cabrón! ¿Me entiendes? ¡Necesitamos al mejor deportista del país! ¡Sino kaput contigo!

            El ministro, un mono reptante, lame webos y con el intelecto de un mosquito anopheles, barajó la única respuesta que se le presentó, por eso había llegado tan alto.

            —Lo que usted mande, jefe.

           
Durante la madrugada el ministro no podía dormir. Se movía de un lado para otro. Y su esposa lo sintió:

            —¿Otra vez con lombrices, mi amor?

            —No, mujer... Es el estrés. ¡Ora sí nos van a dejar sin hueso! —y le contó el motivo de su desvelo aumentándole a su versión para darle mayor dramatismo.

Cuando finalizó el ministro, la mujer, quien era mucho más rápida que su esposo (por eso había logrado atraparlo y casarse con ese lombriciento que había sido un buen deportista años atrás y que hoy sólo practicaba deporte cuando le hacía el amor a principios de cada mes) le sugirió:

            —Sí quieres le digo a mi Primo. Ya ves, él conoce a mucha gente. A ver en qué puede ayudarnos, ¿no?

            —Está bien —aceptó el ministro.

            —Y por dios —amenazó la mujer antes de volverse hacia su lado-, ya deja de rascarte la cola que no me dejas dormir.

 
El ministro de todas maneras no pudo conciliar el sueño. Pero la esposa se presentó al día siguiente con su Primo. Un hombre gordo y con las pupilas demasiado dilatadas para la hora del día en que se habían encontrado en la oficina de sus negocios nocturnos, negocios que lo hacían sentirse cada vez más fuerte:

            —La familia es la familia —concluyó el Primo una vez que la Prima le contara la desventura de su esposo—. ¡Veré que puedo hacer!

 
Y el Primo, quien conocía a mucha gente, le habló al Amigo.

            —Ta cabrón eso que me pides, ¡wey! ¿Cómo qué quieres al mejor deportista de Latinoamérica? —respondió éste último.

—Lo sé, pero lo necesito con urgencia —respondió el Primo.

—Utaaama.

Pero fiel al compromiso de que por el bien de todos primero los amigos, el Amigo del Primo quedó de tenerle una resultado cuanto antes.

 
Esta vez el Amigo del Primo tomó su agenda y marcó el número telefónico:

            —¿Sí? —respondió una voz al otro lado de la línea.

            —¿Cómo estás, Compadre? ¿Eh?

            —¡Qué onda, wey, hasta pensé que era el Secretario de Gobernación!

            —No me chingues, maricón —y soltó una carcajada.

            —¿Te acuerdas del favor que me debes? —preguntó el Amigo del Primo.

            —¿Cual de todos? —bromeó el Compadre mientras volvía a reír.

            —El que sea —hizo una pausa—. Oye, necesito que me hagas un súper favorzote.

            —Ajá.

—Necesito que me consigas al mejor atleta del mundo.

            —¿El mejor atleta del mundo? ¿Para...?

            —No lo sé. Pero lo necesito con urgencia, eh, cabrón. No me vayas a fallar.

            —No, manito. ¿Para cuando lo quieres?

            —Para ya.

            —Está bien. ¿Algo más?

            —No, nada... —titubeó un momento el Amigo del Primo. Luego continuó con voz rijosa—. Ah, sí. Ahí te tengo otra iniciativa para que envíes al Congreso. Esta vez es sobre la privatización de la educación. ¡Así mantenemos ocupados a esos weyes diputados! ¡Está chingona y nos conviene a todos!
            Luego el Amigo del Primo colgó.

 
El Compadre se quedó aún con el auricular en la mano, pensativo. Ahora sí se sentía acorralado. Indefenso ante la gran cantidad de favores que tenía que ir pagando durante su imperio sexenal. Pero ni modo, los compromisos debían cumplirse al pie de la letra. Por eso era quien era. ¡Y ese era el código honor que lo había encumbrado al imperio de la república como emperador!  

Apretó el botón rojo de su teléfono ultra súper secreto:

            —¿Hello?

—¿Disculpe? ¿Estará de casualidad el presidente Bush?

 
 
EXTRA 1: No faltes este viernes 15 a las 6 pm al taller de periodismo conducido por Javier Palou. Estará Fernando Crisanto, director del periódico Milenio Puebla. Ahí nos vemos. Casa del escritor, 5 oriente 201, colonia Centro. EXTRA 2: Muchos ciudadanos poblanos dijeron No a la reforma energética. ¿De dónde sacan los spot fecalistas que la mayoría quiere privatizar el petróleo? ¿Eh? EXTRA 3: Felicidades a mi amiga Mónica Beltrán Brozon que acaba de ganar otro premio literario, esta vez el Gran Angular de novela 2008. EXTRA 4: Profética, viernes 7:30. Presentación del Libro de Gabriel Wolfson: “Ponte la del Puebla”. EXTRA 5: La semana pasada escribí del robo que hace la BUAP para entrar a sus instalaciones deportivas de alto rendimiento en Ciudad Universitaria. Hoy sabemos que ningún poblano está en las Olimpiadas de China. ¿Dónde se va la lana? EXTRA 6: En Estados Unidos el mafioso ultraderechista Jerome Cosi acaba de incrementar la guerra sucia en contra del candidato demócrata Barack Obama al publicar: "The Obama Nation: Leftists Politics and the Cult of Personality" (La nación Obama: políticas de izquierda y el culto a la personalidad) diciendo que el izquierdismo extremo de Obama arruinará a su país, en tanto que aquí, en Puebla, los Intolerantes claman por la instauración de la pena de muerte para combatir el crimen. ¿En verdad dónde decapitaron su inteligencia? ¿En el retrete? ¡Qué pena!

 
 
Y no dejes de visitar: www.ciudadcultura.com y http://taller-de-novela-de-gerardo-oviedo.blogspot.com  

   


   
   
© Todos los derechos inclusive los de autor recaen en los autores
   


Literator http://www.literator.de
Literatura contemporánea Sugerencias, comentarios...a:
http://literator.de contacto-literat@literator.de
   
 

© 2004-2010 Literator.
Todos los derechos reservados. All rights reserved